Attn! Always use a VPN when RSSing!
Your IP adress is . Country:
Your ISP blocks content and issues fines based on your location. Hide your IP address with a VPN!
Bonus: No download restrictions, fines or annoying ads with any VPN Purchased!
Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


Channel Description:

Análisis, noticias y tendencias en los Massive Online Open Courses
    0 0
  • 04/24/14--01:14: MOOC sobre Blended Learning
  • Khan Academy acaba de lanzar un nuevo curso abierto, masivo y en línea sobre Blended Learning.

    Este MOOC, divido en cinco bloques o módulos, cada uno de ellos con sus correspondientes píldoras de vídeo, en inglés, y su plan de actividades, define de manera general lo que se conoce como blended learning y hace un recorrido por diferentes modelos de este tipo de aprendizaje, para avanzar hacia el rediseño y la reorganización de un centro educativo que adopte esta modalidad de aprendizaje y proponer una serie de ideas que pueden servir a quienes estén interesados, dentro del mundo educativo, como base para crear una infraestructura de aprendizaje que coordine perfectamente el equipamiento, los recursos, el software y e incluso el mobiliario de las aulas, encaminada a lograr este modelo mixto de enseñanza/aprendizaje.
    Tampoco olvida el papel del docente en una modalidad de formación como es el blended learning y la necesidad de repensar el mismo, dedicándole a este tema concreto un módulo entero con varias píldoras de vídeo, entre las que destacan tres casos de estudio reales presentados por equipos docentes en centros que ya han adoptado el modelo blended learning y que cuentan en primera persona su experiencia.


    0 0

    El interés de las grandes empresas por la educación se hace cada vez más patente y lo podemos ver en numerosas noticias, blogs... como es el caso de la Fundación Bill y Melinda Gates.
    Uno de los proyectos donde más ilusión e inversión han hecho ha sido en el Institute of Play. Este "Instituto" promueve la idea del aprendizaje mediante el juego y que la educación del siglo XXI no está bien concebida para que nuestras generaciones futuras tengan interés e inquietudes estudiantiles ...¿estamos ante una revolución educativa?



    Muchos son los financiadores de este proyecto que se lleva a cabo en EEUU y que ha conseguido ya que muchas escuelas públicas pongan en práctica sus métodos de aprendizaje. Estos métodos se basan en que los alumnos aprendan mediante juegos digitales y asociativos, que sea como una simulación de la vida y de sus futuros trabajos, para que aprendan a desarrollar habilidades, preguntar dudas, y enfrentar problemas reales. Sara Cobertt, periodista de New York Times opinaba: "Si los niños pueden construir, jugar  y comprender los juegos, es posible que algún día puedan diseñar sistemas que funcionen, y el mundo está lleno de sistemas complicados".

    Una educación que va más allá de cuatro paredes, de un libro y un estuche, que se preocupa realmente por las inquietudes reales de los niños y que potencia al máximo sus habilidades, que puedan fallar una y otra vez, volverlo a intentar y divertirse.

    Actualmente solo actúan en Estados Unidos  y no a todos los cursos, reto que se plantean subsanar en 2015, ya que han ido creciendo curso por año y de manera atroz.

    ¿Podría ser esta una de las soluciones a la crisis de educación que estamos atravesando? A lo mejor, incluso, es lo que la tecnología y sus avances nos están pidiendo a gritos.



    0 0
  • 05/27/14--11:31: La ofensiva anti-MOOC

  • El reconocimiento social de los MOOC, con millones de estudiantes en las distintas plataformas y cursos de todo el planeta, es contrario a la actitud defendida desde diferentes facultades de prestigiosas universidades. Como pudimos leer en Inside The Higher Ed, dicha postura se recoge en la llamada “Campaña por el Futuro de la Educación Superior”, que se opone a la tendencia actual de los cursos masivos y abiertos. 

    El motivo: en plataformas como Coursera, edX o Udacity suelen prevalecer los motivos económicos por encima de los sociales o educativos. Es decir, según la Campaña por el Futuro de la Educación Superior, la estrategia de estos proyectos irían buscando satisfacer más a los inversores que a los propios estudiantes. 

    En su manifiesto, se presentaron diferentes artículos científicos criticando la solución “on line” de la educación, sobre todo en cuestiones de calidad, prometiendo en muchas ocasiones más de lo que realmente se ofrece, o enmascarando las certificaciones de pago detrás de supuestas fórmulas gratuitas. 

    ¿Qué hay de cierto detrás de estas críticas? 


    El manifiesto tiene gran parte de razón. No podemos negar que la fiebre MOOC está dando cabida a muchísimos proyectos que se han visto atraídos por la posibilidad de generar grandes beneficios, y no por la contribución de las iniciativas desde una perspectiva experimental en la educación superior.

    Varios años después del surgimiento del primer MOOC el panorama es completamente heterogéneo. Las grandes plataformas como Coursera han conseguido millones de dólares de financiación para poner en marcha sus proyectos, y aunque en muchas ocasiones esta financiación es debido a la aparición de fundaciones, otro gran porcentaje responde a la aportación de empresas privadas, que esperan obtener ciertos rendimientos en cuestión de años. 

    Por si fuera poco, cada cierto tiempo surgen nuevas plataformas “integradoras” de cursos online, o proyectos capaces de lanzar cientos de cursos de pago en cuestiones de semanas. Estas actuaciones por supuesto que no son criticables, pero tampoco aportan nada al mundo educativo. Podríamos incluso discutir si pueden o no considerarse como MOOCs. Es cierto que deberíamos entender que no lo son mientras sus contenidos no sean completamente abiertos ni profundicen en la propia metodología, pero aun hoy en día se tienen demasiadas dudas respecto a esto, y todo queda en una cuestión subjetiva de cómo se entiende el término “abierto”. 

    MOOC: experimentación y colaboración universitaria.


    Los MOOC surgieron como una nueva metodología que, aprovechando el canal on line y sus posibilidades de distribución, puede abrir la educación a cientos de millones de personas de todo el mundo. Dado que su ámbito normal de actuación está vinculado a las universidades y centros de formación, no deberíamos entender los cursos abiertos sin proyectos de experimentación y colaboración que les acompañen O al menos no en esta primera etapa. 

    La estrategia del “coge el dinero y corre” aprovechando el boom de esta metodología solo conlleva a un alzamiento de las universidades que, más allá de pensar únicamente en los beneficios a obtener, deben preocuparse en cómo canalizar la educación hacia la sociedad del futuro. 

    Y es que, por encima de estas plataformas, las propias universidades deberían hacerse ver y oír con sus propios proyectos, que garantizaran cursos de calidad, y la credibilidad en las certificaciones. Para ello, las universidades deberán definir cuanto antes proyectos abiertos, experimentales y colaborativos, con una apuesta decidida por las tecnologías educativas futuras y la innovación continua.

    0 0
  • 06/10/14--10:46: ¿Buscas un MOOC?
  • Encuéntralo en SlideRule, un hub de aprendizaje en el que puedes avanzar profesionalmente siguiendo itinerarios de aprendizaje creados por expertos y en el que también tienes la oportunidad de contribuir a crear otros nuevos.

    Las áreas de aprendizaje sobre las que pueden encontrarse cursos abiertos y masivos son variadas, y van desde el ámbito artístico, el emprendimiento, la tecnología o la salud y la medicina, hasta las lenguas, la comunicación, las ciencias o los deportes.

    Los MOOCs que uno puede encontrar en este nuevo motor de búsqueda proceden de instituciones y universidades de prestigio y se realizan en plataformas reconocidas, como es el caso de Harvard, Stanford, o MIT en referencia a las primeras, y Khan Academy, Coursera o Edx, en referencia a las segundas, entre muchas otras.

    Pero lo que destaca en este buscador es la opción de realizar itinerarios de aprendizaje diseñados por expertos, que guían a los participantes en un MOOC por el camino a seguir según los objetivos que persigan y las competencias que deseen adquirir. De este modo, se garantiza que el participante pueda seguir una secuencia de aprendizaje en diversos cursos, con criterios planificados por expertos en este tipo de oferta formativa, y no simplemente la posibilidad de escoger un MOOC de entre un catálogo extraído del azar o de una búsqueda aleatoria arrojada según unas palabras clave, cuyos resultados a veces no coincidirán con las expectativas del participante.


    0 0

    Hasta ahora, en los MOOC (Cursos Abiertos, Masivos y Online) las partes "Abierta" y "Masiva" han supuesto las dos grandes revoluciones educativas: abierta, porque permite un modelo libre de educación del más alto nivel libre para todo el planeta; y masivo, porque trata de adaptarse a las necesidades y modos de aprender de la nueva era digital.

    Sin embargo, el Rector (Presidente) de Stanford, John Hennessy ha criticado en el periódico Financial Times, precisamente, estos dos elementos, argumentando que los MOOC no deberían ser ni tan abiertos, ni tan masivos. ¿Por qué? 

    Principalmente porque los cursos con más éxito (alojados generalmente en Coursera o edX) han resultado ser demasiado "rigurosos y largos" para atraer y mantener a los estudiantes, lo que implica unas tasas de abandono por curso superiores al 90%.

    John Hennessy aboga por repensar el modelo MOOC. Algunos de los cursos utilizan los mismos materiales que asignaturas presenciales en Stanford o Harvard, y no todos los estudiantes están preparados para seguir al día estas materias. De hecho, la tasa de abandono en alguno de los cursos online "ya en su primera lección" supera el 50%.

    Los MOOC como forma de experimentar.


    Por supuesto, existen posturas contrarias. Andrew Ng, co-fundador de Coursera, cree que las altas tasas de abandono muestran un fenómeno positivo: la experimentación. Aunque no todos estén preparados para superar un curso concreto, sí pueden apuntarse y probar sin ningún tipo de coste ni riesgo. Además, continua en el mismo artículo recogido por Financial Times, una vez superada la primera lección, los alumnos suelen continuar.

    Aun así, Hennessy mantiene la idea de una mejor "segmentación" de los alumnos, de cara a evitar posibles frustraciones y no perjudicar a la dinámica del propio curso, fundamentado en muchas ocasiones en las redes de alumnos o la revisión entre pares.

    A estas alturas del partido, podemos decir que los MOOC son solo una primera aproximación a lo que puede ser en la educación del futuro, integrando clases presenciales con actividades online. De hecho, en respuesta a lo exigido por John Hennessy y otros, están cogiendo fuerza los denominados SPOC, cursos específicos y cerrados para un colectivo concreto de alumnos.

    Todo apunta, por tanto, a que ya sea de forma abierta o cerrada, la metodología MOOC seguirá consolidándose, y por tanto, tanto John Hennessy como Andrew Ng tienen gran parte de razón. Siendo consecuentes con todo lo que se ha escrito en este blog, podemos decir que los MOOC abrieron una nueva etapa educativa, y que en plena fase de crecimiento (no de madurez) comienza a sufrir modificaciones que enriquecen el concepto, que incluso llegan a plantear modelos cerrados.

    Está claro: el futuro se escribe en clave MOOC.

    - Basado en el artículo originalmente escrito en bizjournals.



    0 0
  • 06/17/14--00:00: #TeachDoNow

  • #TeachDoNow es el MOOC en lengua inglesa que comienza el próximo 7 de julio de 2014. 
    KQED Education se estrena en esta modalidad de aprendizaje en asociación con National Writing Project y Educator Innovator.

    Esta nueva aventura de aprendizaje está estructurada en una serie de propuestas semanales diseñadas con el objetivo de reflexionar sobre el lado crítico que rodea al uso de los medios en las aulas. La meta que se plantea es promover el aprendizaje y el debate mediante la utilización de herramientas y redes sociales, concretamente Twitter y Google+ como redes principales, aunque también se utilizarán otras como Instagram o Vine, en un intento de que los docentes se conviertan en aprendices y se genere cooperación y comunidad.

    El MOOC arranca con un primer Hangout moderado por los responsables de Educator Innovator, en el que los participantes que asistan en directo podrán interactuar con docentes, expertos y líderes de prestigio mundial en el campo de la educación. Aquellos que no puedan asistir en directo tendrán la grabación a su disposición para visualizarla cuando deseen.

    Entre los ponentes que ya han dado el sí a la invitación de formar parte de las mesas de debate en los Hangouts semanales de #TeachDoNow se encuentran los siguientes, aunque el programa aún no está cerrado, de modo que tanto ponentes como temas a tratar en los Hangouts del MOOC podrán variar hasta su comienzo:

    • ¿Cuáles son las mejores estrategias para acceder al aprendizaje profesional en línea?, con Tina Barseghian, @MindShiftKQED, editora de MindShift; y Meenoo Rami, @MeenooRami, autor de Thrive, 5 Ways to (Re)Invigorate Your Teaching y fundador de #engchat.

    • ¿Cómo podemos utilizar los principios del aprendizaje conectado para promover un aprendizaje del S. XXI?, con Antero García, @anterobot, de la Universidad de Colorado; y Nicole Mirra, @Nicole_Mirra, de UCLA.

    • ¿Cuáles son las mejores herramientas de creación de medios y aprendizaje social para motivar a los estudiantes?,con Amy Burvall,@amyburvall, cocreadora de History for Music Lovers, popular proyecto en YouTube; y Janelle Bence, @janelle, profesora de National Writing Project en New Tech High, Coppell, TX

    • ¿Cómo motivas a los ciudadanos del milenio hacia un diálogo cívico y cómo promueves el compromiso con la comunidad?, con Chris Sloan, @csloan, profesor de National Writing Project en Salt Lake City, UT; Shawn McCusker, @ShawnMcCusker, co-líder de #sschat; y Leah Clapman, @lclap, creadora de PBS NewsHour Student Reporting Labs.

    • ¿Cuáles son tus mayores preocupaciones sobre la seguridad en la red y la ciudadanía digital en un entorno de aprendizaje basado en la web?, con Shelly Terrell, @ShellTerrell, educadora internacional, fundadora de The 30 Goals Challenge for Educators y cofundadora de #edchat; y Rebecca Girard, @TechBioBek, profesora e instigadora Ed Tech de Belmont, CA

    • ¿Cómo gestionas los estudiantes, las tareas, los recursos y la evaluación en un entorno de aprendizaje conectado?, con Troy Hicks, @hickstro, catedrático de inglés en Central Michigan University y autor de Crafting Digital Writing: Composing Texts Across Media and Genres.

    Para comenzar a calentar motores de cara al próximo 7 de julio, ya está abierta la comunidad del MOOC en Google + a la que estás invitado a unirte.


    0 0

    En las últimas entradas de este blog se ha hecho eco de las continuas críticas que reciben los MOOC como formato educativo. Quizá la más sangrante se encuentra en el carácter "lucrativo" de muchas plataformas de cursos abiertos, que podría distorsionar la formación y el conocimiento creados según el colectivo anti-mooc. Por otro lado, las tasas de abandono superiores al 90% que existen en las principales plataformas MOOC, tal y como denuncia el presidente de Stanford, y que debiera hacernos pensar sobre la propia metodología MOOC.

    Nuestro punto de vista aquí es bien claro: sí a los MOOC, y sin querer alargarnos más de la cuenta, a ambas críticas se les contestó en su día (pueden verse aquí, y aquí).

    Más allá de estas críticas, donde de verdad debemos pararnos por algunos minutos (quizá más) es en el profundo debate de ¿hacia dónde se dirige la educación?, pero antes debemos plantear una pregunta clave: ¿responde la educación actual a las necesidades de la sociedad?.

    Por supuesto, no seremos nosotros quienes demos respuesta a estas complejas preguntas (lo sentimos), pero si podemos lanzar al aire nuestras "premoniciones": los MOOC no sustituirán a la educación presencial, pero la educación sí caminará de la mano de la metodología abierta y colaborativa que permiten los MOOC, generando espacios de educación transversal, no categorizados por edad sino por conocimiento, basados en conceptos como la gamificación y en el aprendizaje continuo.

    Los MOOC y el aprendizaje continuo: experiencias desde UniMOOC y Udacity.


    Si de algo están sirviendo los MOOC es, precisamente, para establecer un campo de pruebas para llevar a la educación al siguiente nivel. Volvemos a incidir: los MOOC deberían ser proyectos EXPERIMENTALES, donde fueran las propias universidades las que se involucraran en su desarrollo.

    Dentro de esta experimentación, el último avance se encuentra en los llamados itinerarios: educación transversal generada a través de contenido ya generado en las plataformas. ¿Qué quiere decir esto? Que los estudiantes pueden trazar sus propias vías de conocimiento, sin ataduras. Eligen la formación que quieren recibir y obtienen una acreditación o diploma no por cursos o diplomaturas, sino por líneas de conocimiento, y que además se encuentran respaldados por instituciones de prestigio. Es lo que siempre hemos defendido: educación abierta y continua.

    Las dos primeras plataformas en desarrollar este tipo de itinerarios han sido UniMOOC y Udacity. UniMOOC abrió su "itinerario Club-UNESCO" en colaboración con UNESCO España el pasado mes de Abril, acreditando mediante un diploma el "Itinerario en emprendimiento en Empresas Culturales". Este es solo el primero de muchos itinerarios que se crearán en UniMOOC, y que permitirán a los estudiantes a acreditarse por "módulos", y no por cursos.

    Por su parte, Udacity, desde este mes de Junio permite la opción de conseguir "Nanodegrees", en colaboración con AT&T, que sigue la misma lógica de "itinerarios".

    ¿Por qué son tan importantes estas propuestas? 

    Hasta la fecha, los MOOC basaban sus acreditaciones generalmente según cursos completos realizados. Estas iniciativas van un paso más allá, y apuestan de forma casi definitiva por la educación transversal y abierta. Si terminan por consolidarse (como parece ser que ocurrirá), podemos estar hablando del principio de un cambio de mentalidad en el formato de acreditación MOOC, y quizá incluso a nivel universitario.








    0 0

    El Departamento para la Innovación y Habilidades de los Negocios de Reino Unido (Departamento oficial) ha publicado un reciente informe sobre las necesidades que debe asumir el gobierno en materia de Educación Futura, en respuesta a las demandas del grupo FELTAG.

    Estas demandas se resumen en la necesidad de inversión, regulación, financiación, enseñanza y empleo. No debemos obviar que estamos ante un escenario cambiante, con un horizonte a medio-largo plazo que podría implicar una revolución casi definitiva en materia de educación. En los próximos años la capacidad de innovación en una economía dependerá, en gran medida, de saber transmitir las necesidades tecnológicas a las nuevas generaciones, y para ello los gobiernos deberán implicarse al 100% con nuevas fórmulas de enseñanza.

    Veamos aquí con detenimiento las demandas enunciadas por el grupo FELTAG al gobierno británico para avanzar con paso firme hacia la educación del futuro.

    Descarga en PDF el archivo.

    1. Inversión.


    La inversión en infraestructura tecnológica es una variable crítica para asegurar la respuesta a los rápido cambios que tienen lugar en la era digital. Todos los procedimientos deben ser ágiles, capaces de adaptarse a los cambios tecnológicos cuando estos se produzcan.

    Para ello, los gobiernos (locales, regionales y nacionales) deben establecer planes y estrategias tecnológicas para la educación, en el que se integren proveedores y empresas que presten servicios innovadores, capaz de mantener al sector educativo en el último escalón tecnológico.

    2. Regulación y financiación.


    La regulación y los modelos de financiación de los centros educativos han resultado ser muy importantes a la hora de poder llevar a cabo innovación en materia educativa desde los propios colegios e institutos. 

    Si estamos hablando de nuevas fórmulas de educación, la regulación y formas de financiación también deberían cambiar, al menos, para poder permitir a los centros optimizar sus recursos de cara a potenciar los resultados de la enseñanza en sus aulas. Esto podría incluir la incorporación de nuevas soluciones digitales para la docencia o evaluación. Gracias a estas fórmulas que permitirían el análisis de datos, la financiación podría dejar de tratarse en función de la "presencia" en las aulas, y regirse por la "capacidad de enseñanza".

    3. Enseñanza y empleo.


    Pero quizá la parte más importante de habilitar nuevas fórmulas de enseñanza reside en los actuales problemas para encontrar empleo por parte de los recién licenciados o graduados. Prácticamente todos los consultados por FELTAG coinciden en la necesidad de invertir en la educación para mejorar la enseñanza tecnológica en todos los niveles, desde alumnos hasta los propios profesores, pero también los profesionales de las empresas, reguladores, personas del gobierno...

    Comprender la importancia de la innovación en las economías, y saber lidiar con las nuevas tecnologías pueden ser dos pilares básicos para aventurar un crecimiento sostenible de un país, que refuerce la necesidad de empleo cualificado y la competitividad internacional.

    Una breve reflexión.


    Las necesidades transmitidas por FELTAG al gobierno británico son importantes desde diferentes puntos de vista: para empezar, porque proponen la mejora sistemática del sistema educativo con un fin claro: mejorar la situación económica, laboral y, por tanto social, del país con una idea fija: la importancia de la innovación y cómo la educación debe guiarse por esta máxima.

    Otro punto interesante es que el gobierno británico se toma en serio estas demandas respondiendo, una a una, a las peticiones. En muchos casos se argumenta que ya se está trabajando en dica materia (aunque por los resultados podríamos concluir que no se ha acelerado lo suficiente, o que no ha tenido resultados), sin embargo, en otras dan la razón a los creadores del informe, y asumen un compromiso para sacar adelante la propuesta.

    Esta implicación es vital para abordar el futuro con garantías, y más cuando estos pasos se están dando con la respuesta positiva de forma previa de la sociedad, que ya experimenta con las nuevas fórmulas educativas digitales.

    Veremos en qué acaban todas estas proclamas, pero al menos es de agradecer que el gobierno de Reino Unido escuche a los expertos y a la sociedad en materia de educación futura.

    ¿Y tú qué opinas? ¿Hacia dónde se dirige la educación del futuro? ¿Se están dando los pasos necesarios en tu país para abordar con éxito los cambios sociales y tecnológicos del mañana?



    0 0
  • 06/20/14--00:30: Crea un MOOC con Google.
  • Desde hace fechas recientes, Google ha creado su espacio para enseñar a crear un MOOC empleando Google Course Builder, la plataforma utilizada de forma pionera a nivel mundial por UniMOOC, y que sigue consolidándose como una apuesta muy seria en la educación abierta.

    Cualquier profesor que quiera crear contenidos online para sus asignaturas, o adentrarse en la aventura de la educación abierta, puede hacerlo siguiendo los pasos que se indican en esta web.





    En definitiva, gracias a la web de Google Online Education podrás planificar y crear tu propio curso.
    Además podrás ver dos ejemplos de cursos destacados por Google que aplican la plataforma, uno en inglés, y otro en español, para que veas cómo puede ser tu resultado final.

    - Educational Robots for Absolute Beginners, desarrollado por la Rowan University.
    - Sectores Estratégicos en Clave Digital, desarrollado por UniMOOC.



    0 0

    La enseñanza en línea se está consolidando ya no solo como una manera rápida y sencilla de conseguir títulos superiores, sino como un mecanismo inigualable para acceder a fuentes de conocimiento de calidad. Los MOOC han tenido un gran papel en esta transformación, con una democratización de la educación sin precedentes, y la participación de las principales universidades, como Stanford, Harvard o el MIT en su desarrollo.

    Pero no todo consiste en tener buenos materiales o profesores, ni contar con una institución de primer nivel como soporte. Tampoco es todo una cuestión de tecnología, ni siquiera de metodología. De hecho, los MOOC están siendo fuertemente criticados no por falta de calidad, sino por no saber conectar con los estudiantes, lo que se transmite en unas tasas de abandono que superan el 90%.

    El éxito de los cursos en línea tiene que ver con factores comunes como "una buena enseñanza" o una "buena organización", que también pueden encontrarse en los cursos tradicionales, aunque adaptadas al entorno on line. A continuación os dejamos "seis claves para crear un buen curso en línea", originalmente expuestos en ecampusnews.com.

    6 claves para crear un buen curso en línea.

    1. Orientación del curso a habilidades útiles.

    Los estudiantes generalmente combinan los cursos en línea con otros tipos de formación o actividad, por lo que deben ver en nuestro MOOC ciertas habilidades que le permitan mejorar en su día a día. Nadie quiere perder el tiempo, y menos en su tiempo libre, por lo que la complementariedad con otros campos debe ser muy clara.

    Esta explicación parece estar detrás del éxito del curso "Análisis de Datos e Inferencia Estadística" de la Universidad de Duke, con más de 85.000 estudiantes. Los alumnos entendían que se trataban de habilidades útiles, y esperaban formarse en un área de relevancia dentro de su campo académico.

    2. Organización por objetivos de aprendizaje.

    La organización en objetivos de aprendizaje es fundamental y las instrucciones claras sobre el funcionamiento del curso son fundamentales. Cuanta más información tengan los estudiantes sobre las tareas a realizar, el tiempo que les va a llevar, y los logros a conseguir, mucho mejor. Además, evitarás una alta tasa de abandono.

    3. El conocimiento no solo está en el vídeo.

    Cuanta más variedad de materiales en un curso, mejor. El vídeo se ha convertido en la principal referencia para transmitir el conocimiento de los profesores a los alumnos, es cierto, pero debe de acompañarse de otra serie de materiales y actividades: desde documentos de texto, hasta videoconferencias.

    Sin embargo, debemos ser conscientes de que no se puede sobrecargar de trabajo a los alumnos. Una opción es crear materiales obligatorios y otros opcionales que refuercen las lecciones.

    4. Haz de la educación un asunto colaborativo.

    Una de las mayores ventajas del mundo virtual es la capacidad de generar comunidades a nivel global a través de foros en línea, tutorías, trabajos colaborativos, etc.

    No debemos plantear la educación en línea como algo individual, sino como un proceso de aprendizaje en red, donde todos los participantes deben tener participación. Existen multitud de tecnologías y técnicas para ello, es solo una cuestión de explorar cuál se adapta mejor a nuestro curso.

    5. Los estudiantes deben tener libertad.

    De nada sirve apretar a un estudiante que, de entrada, no tiene la obligación de asistir a clase ni conseguir el título. Los MOOC se han planteado como educación complementaria, en la que el estudiante debería tener la oportunidad de elegir sus decisiones y asumir la responsabilidad de su propio aprendizaje.

    La creación de itinerarios y el planteamiento de educación de manera transversal parecen la mejor apuesta en términos de educación continua.

    6. Cuida el estilo.

    El estilo es la clave. El término "usabilidad" debe ser nuestra guía, teniendo que cuidar desde el nombre del título hasta el número de clicks para acceder a las lecciones.

    Según Udemy, los cursos deben caracterizarse por tres elementos: cortos, descriptivos, y con garra. ¿Qué curso te resulta más llamativo: "Aprende todos los secretos de la programación en HTML", o "Aprende HTML"?

    La navegación también es vital, y es recomendable incluso hacer test para descubrir si todo va bien. A veces, lo que un programador da por hecho, para el usuario no tiene sentido alguno, o se antoja complejo. Los cursos deben revisarse por varias personas, no solo del equipo, sino por usuarios externos.

    Esperamos que con estos consejos, y con los que ya expusimos aquí hace algunos meses (siete pasos para crear un MOOC de éxito), consigas superar todas tus expectativas.


    0 0

    Ya comentábamos hace casi un año la apuesta de las empresas por la formación de los trabajadores vía MOOC, mucho más efectiva que recurrir a congresos o seminarios, u otro tipo de cursos a distancia.

    Netflix, Zappos o Google son algunas de las empresas que ya han apostado por esta forma de educación entre sus trabajadores, que permite un seguimiento completo de las tareas realizadas por los empleados, sistemas de comunicación de redes a nivel mundial, y una forma ágil y amena de aprender.

    En este caso hay que diferenciar dos tipos de educación con la metodología MOOC: cursos orientados a todo el mundo (los conocidos MOOC) creados por empresas como Google o AT&T y alojados en plataformas como Udacity; y los SPOC (o MOOC cerrados y privados) para los trabajadores de una empresa de forma exclusiva.

    Precisamente, Starbucks ha sido notica estos días por la creación de SPOC. La mayor multinacional de cafeterías del planeta ofrecerá educación gratuita para cientos de miles de empleados de su cadena, gracias a un singular acuerdo con la Arizona State University. El programa estará abierto a más de cien mil trabajadores estadounidenses, con diferentes cursos que tendrán una duración de 20 horas semanales. Los trabajadores, incluso, podrían sacar su titulo de bachiller mediante este acuerdo, de forma completamente gratuita.

    Para los directivos de Starbucks en Estados Unidos, se trata de un acuerdo único, que dará a su firma una mayor reputación y mejor servicio, gracias a la preparación de sus empleados. Además, supone una oportunidad para aquellos que no cuentan con el tiempo o los medios para obtener un certificado oficial, y que ya se encuentran inmersos en el mundo laboral.

    No cabe dudad de que este acuerdo será el primero de muchos en este ámbito. Las universidades y las empresas buscarán cada vez más complementariedad buscando una mejor preparación de los trabajadores, capaces de diferenciar sus productos/servicios del resto. Al mismo tiempo se ofrece a los estudiantes cursos que son demandados las empresas, y por tanto con una previsible mayor salida profesional.

    Por tanto, los MOOC parecen ser el marco idóneo para este tipo de acuerdos. No podemos negar la existencia justificada de protestas ante la participación de empresas privadas en la formación. Sin un cierto control, podría ocurrir que la enseñanza de las artes y las ciencias quedara condicionada hacia un único fin, servir a los mercados, perdiéndose aquellas ramas menos "productivas". 

    Los MOOC, sin embargo, encarnan la llamada "formación continua", y suponen el contrapunto a la educación universitaria, con una clara orientación laboral. Podemos adelantar, por tanto, que de las sinergias que vendrán entre ambas instituciones (empresas y universidades), los MOOC cogerán un nuevo impulso, vital para reconducir la formación hacia el mercado laboral.




    0 0

     TECNOLOGÍA EDUCATIVA:
    Conjunto de dispositivos, herramientas,

    soportes y canales para la gestión,

    tratamiento, acceso, y distribución

    de la información basada en la codificación

    digital y el empleo de la electrónica y

    óptica de las comunidades.


    Adell (1998)


    Al hablar de Tecnología Educativa, de inmediato la mente se va al siglo XXI, al uso de videos, hipertextos, Internet, Programas Multimedia, etcétera.


    Sin embargo la tecnología en la educación no comienza con los procesadores de textos, las páginas electrónicas, los programas informáticos; ésta va de la mano con la educación así como la evolución del hombre y  las necesidades educativas.


    Cabero (2001) menciona que existen 5 momentos del desarrollo de la tecnología en la educación y son:


    1.     Prehistoria

    2.     Incorporación al contexto escolar de los medios audiovisuales y los medios de comunicación de las masas.

    3.     Introducción de la psicología conductista en el proceso enseñanza – aprendizaje y la configuración de la tecnología instruccional.

    4.     Introducción del enfoque sistémico aplicado a la educación

    5.     Nuevas orientaciones surgidas como consecuencia  de la introducción de la psicología cognitiva y los replanteamientos epistemológicos planteados en el campo educativo en general y en el curricular en particular.
    Incorporando la información anterior con Saetler (1991) se enmarca a la tecnología desde los SOFISTAS (en donde Cabero menciona a la prehistoria). Los Sofistas de acuerdo con Saetler son los precursores de la tecnología educativa ya que se preguntaban por la percepción del conocimiento, la motivación, las diferencias individuales y la evaluación del alumno.

    Siguiendo con Saetler, se enmarca a Comenio (1592-1670) en donde el reclama el uso de materiales más amplios que los verbales;

    Campanella (1568-1639) promueve el uso de las imágenes en el ámbito educativo.

    Los dos autores anteriores se pueden incorporar  al contexto escolar de los medios audiovisuales y los medios de comunicación de las masas de Cabero.


    A la introducción de la psicología conductista en el proceso enseñanza – aprendizaje y la configuración de la tecnología instruccional se une


    Rousseau (1712-1778) comienza su trabajo concentrado en el “paidocentrismo” en donde define que el acto instruccional gira en torno al estudiante (lo que actualmente se conoce como la enseñanza por proyectos)

    Para seguir con el cuarto momento de Cabero de la incorporación de la tecnología en la educación se encuentra la 2ª guerra mundial, en donde en E.U.A. se realizan videos y materiales de enseñanza para los militares.


    Con el quinto momento de Cabero se habla de lo que se conoce en la actualidad el uso de Internet, de los MOOCs, de hipertextos e hipermedia, etcétera.


    Para finalizar, cabe señalar que es importante reconocer que la tecnología educativa contempla los objetivos, los medios, los docentes y alumnos pero también considera el proceso enseñanza – aprendizaje. El docente debe estar consciente que se debe realizar un plan y un programa para incorporar a la tecnología.



    BIBILOGRAFÍA:


    Cabero; Julio: “Tecnología educativa: su evolución histórica y su conceptualización”. Universidad de Sevilla


    Dussel, Inés: “Educación y nuevas tecnologías: los desafíos pedagógicos ante el mundo digital”. Fundación Santillana. Buenos Aires.


    EDUTEC; Revista Electrónica de Tecnología Educativa. Núm. 8. 1997


    Fernández Prieto; Manuel “La aplicación de las nuevas tecnologías en la educación”. Universidad Autónoma de Madrid.





    0 0
  • 07/09/14--04:58: UniMOOC se hace social
  • Hacia el conectivismo en los MOOC.

    UniMOOC lanza su red social para conectar, en esta primera fase, a los emprendedores de todo el mundo. Es solo una fase beta, pero promete y mucho, por todo lo que puede conllevar en un futuro, creando una comunidad de MOOCers enfocados a desarrollar proyectos conjuntos.

    Aquí os dejamos la infografía de cómo funciona el nuevo perfil.




    0 0

    ¿Qué significa ser "educado"? ¿Qué papel juegan las universidades en la educación? ¿Podemos asegurar que nuestras universidades están realmente creadas para "educar" a los estudiantes, o debemos asumir que tienen otras finalidades mayores?

    Responder estas preguntas no resulta fácil en un entorno tan cambiante en cuestiones educativas, con una transformación de la educación en diferentes ámbitos: los objetivos, los contenidos, la pedagogía y las metodologías. La aparición de nuevas tecnologías que han cambiado para siempre nuestro estilo de vida han supuesto nuevas cuestiones como las del primer párrafo, con una necesidad indiscutible de innovar en términos educativos para adecuarnos a la nueva sociedad y sus cambios.

    En este post, inspirado en escrito por Henry Doss en Forbes (ver artículo aquí), recogemos lo más importante de una entrevista entre el colaborador de la revista y Rick Beyer, gestor socio de Miles Howland Education Partners:

    Rick Beyer: "Hay dos elementos básicos que conciernen a las universidades: costes y precio (...). Las instituciones han experimentado una combinación de mayores costes fijos y menor productividad. Durante décadas este incremento en los costes ha sido asumido por los estudiantes, con un incremento en las tasas muy superior a la inflación. (...). Las familias deben endeudarse cada vez más para hacer frente a la educación superior, una situación no sostenible."

    R.B.: "Estamos indudablemente en una etapa de descenso de los precios por dos motivos: la caída en la matriculación y las nuevas fórmulas de educación. Las instituciones que no sean capaces de adaptarse mediante innovación a este nuevo entorno, se encontrarán en situaciones muy difíciles."

    R.B.: "La tecnología y la innovación están generando alternativas muy atractivas a las fórmulas tradicionales, y los estudiantes empiezan a ver qué ventajas hay derivadas. La innovación está cambiando la inercia educativa vigente hasta ahora, reduciendo los precios... es una especie de burbuja, pero al revés."

    R.B.: "Los estudiantes empiezan a mirar el precio de la educación, y las posibilidades laborales que representa realmente. Y cuando se preocupan del coste, empiezan a observar múltiples alternativas por precios muy inferiores (...). Hace diez años, la programación era algo novedoso en los centros educativos; hoy en día hay más de mil universidades cuentan con programas formativos online, con precios más asequibles." 

    R.B.: "La educación está viviendo los mismos cambios que en otras industrias. Por ejemplo, en el ámbito de la música, la compra de canciones supera a la de discos (93% - 7%). Ahora llevémonos este caso a la educación: en lugar de comprar canciones para crearnos nuestro propio álbum, la tendencia llevará a los alumnos a elegir su propia formación para completar su educación. Los estudiantes elegirán entre diferentes materias, áreas, incluso universidades, y compondrán su propio itinerario."

    R.B.: "Los cambios serán lentos, y supondrán esfuerzos. Todas las instituciones deberán ser más innovadoras, pero el riesgo se encuentra en no hacer nada".

    R.B.: "En la vida real, hay una diferencia entre encontrar un empleo y mantenerlo. En la actualidad se hace necesaria la mezcla de habilidades técnicas y prácticas, con un conocimiento de humanidades. No es una u otra, sino ambas. La una sin la otra son incompletas."

    R.B.: "La transformación universitaria será una oportunidad positiva para los estudiantes y sus familias".


    0 0

    ¿Hasta dónde puede llegar la educación superior? Hasta hace relativamente poco tiempo, las "paredes" de una universidad, o el precio de la educación online marcaban las diferencias educativas en una sociedad. En otras palabras, o podías permitirte costearte el acceso a algún programa universitario, o ese conocimiento quedaba fuera de tu alcance.

    No nos cansaremos de repetir que los MOOC han supuesto la "democratización" de la educación superior a unos niveles jamás vistos. Por eso, cuando leemos que en un campo de refugiados entre Kenia y Somalia han empleado MOOCs para acercar la educación superior, no nos supone sorpresa, sino alegría :)

    MOOCs en tiempo de guerra


    La noticia se publicó originalmente en el blog de Coursera, y cuenta la historia de cómo una profesora de la Universidad de Ginebra, la psicóloga Barbara Moser-Mercer ha empleado MOOCs para tratar de cambiar la vida de personas oprimidas por la guerra, con un resultado claramente satisfactorio, que fue reflejado en el mismo blog fruto de las investigaciones realizadas sobre el terreno.

    No niega, no obstante, las dificultades. De entrada, acceder a Internet desde un campo de refugiados no es que sea la tarea más fácil. De ahí que la profesora descargara previamente en un USB los materiales, vídeos, exámenes y demás material para poder replicar los cursos en los pocos ordenadores con los que disponían en los departamentos de Naciones Unidas. Tampoco cuentan con ordenadores en el terreno, por lo que los refugiados debían trasladarse escoltados hasta el edificio donde se encontraban las oficinas por la especial situación de la región, y solo podían usarlos unas pocas horas al día.

    Es también interesante leer cómo la propia profesora habla de la necesidad de crear MOOC adaptados "íntegramente" a cada necesidad. Recordemos que una de las mayores críticas vertidas contra los MOOC es su, generalmente, necesidad de tener estudios avanzados previos (ocurre generalmente con los cursos orientados a las matemáticas, física, y demás ciencias puras), algo que da muchas pistas sobre la orientación especializada que deben seguir las universidades para poder sobresalir en el competitivo mundo de la educación online.

    Ante estas dificultades, solo dos personas elegidas por la profesora pudieron acceder a los cursos (recordemos: sin ordenadores, sin Internet, debiendo ser escoltados... incluso se narran las diferencias culturales). Pero debemos ser conscientes de lo que implica: dos personas sin posibilidad económica de acceder a educación superior, en mitad de un conflicto armado en el que lo han perdido todo, a miles de kilómetros de cualquier campus universitario, han conseguido un diploma que acredita su conocimiento por una universidad del más alto nivel.

    Quizá sea solo el principio, pero quiero creer que el futuro pinta muy bien para las sociedades más desfavorecidas en su lucha por alcanzar la educación que merecen.


    0 0

    Una de las ventajas que poseen los MOOC (y la educación online en general) respecto a las clases presenciales es la capacidad de conseguir datos en tiempo real acerca de multitud de parámetros: el número de estudiantes, cuántos de estos aprueban el curso, las notas medias... además de los minutos de visionado de los vídeos, cómo afecta la gamificación a la hora de fidelizar estudiantes, A-B tests, y todo aquello que se nos ocurra.

    Pensemos que en algunos MOOC el número total de alumnos ha superado los 100.000. Cuatro veces más alumnos en un solo curso que en el total de una universidad como la de Alicante. Ante tal magnitud de datos, y con dos años de recorrido de esta fiebre MOOC, empiezan a salir publicaciones muy valiosas acerca de la experiencia de diferentes cursos. Entre ellos, cabe destacar el análisis que hicieron los creadores del Curso "Computer Science and Artificial Intelligence Lab" del MIT, subido a la plataforma edX, y cuyos resultados han sido resumidos por Denny Carter para la revista virutal eCampusNews.

    Los resultados arrojados por el estudio nos dan 5 pistas para mejorar la creación de MOOC a partir de la experiencia de verdaderos protagonistas en este campo:

    5 Formas de mejorar la calidad de un MOOC.


    1. Muerte a las diapositivas: el estudio realizado demostró que las diapositivas estáticas en Power Point provocaban una estampida de los estudiantes. 

    La solución: si deben salir diapositivas, es necesario darles movimiento con transiciones, además de alternar con el propio profesor, imágenes, otros vídeos... 

    2. No aburras a las masas: un tono sosegado, tranquilo y pausado es algo así como todo lo contrario a la filosofía MOOC. Hay que dar velocidad a la hora de exponer.

    La solución: los profesores que hablan rápido consiguen retener más la audiencia. ¿Por qué? Porque cuando un profesor habla muy pausado, el alumno sabe que puede reengancharse a la charla rápidamente. Cuando un profesor va muy rápido, el que se despista se pierde en la explicación.

    3. Es un MOOC, no un largometraje: existen discusiones sobre la duración óptima de cuánto debería durar un vídeo en un MOOC. La respuesta con la que casi todos están de acuerdo: seis minutos máximo.

    La solución: que seis sea el máximo de minutos no quiere decir que debe ser el estándar. Todo lo contrario. Los vídeos de tres minutos consiguen captar más la atención de los estudiantes. Esto obliga a ir directos al grano: explicaciones breves, concisas y directas.

    4. Deja respirar a tu alumno: Aunque en los MOOC predominen los tiempos rápidos, el conocimiento debe ser asimilado. Dejemos un tiempo para que el alumno pueda comprender qué estamos diciendo.

    La solución: un buen truco puede ser poner una imagen, una gráfica, un resultado, o una actividad, justo después de que el profesor haya dado algún conocimiento clave. De esta forma, el alumno mantiene la concentración, y retiene el conocimiento de forma más efectiva.

    5. Reinventemos la clase: Los vídeos creados específicamente para los MOOC suelen funcionar mejor que los reciclados.

    La solución: la edición en los contenidos es esencial. Es necesario eliminar pausas o frases inútiles. Además, podemos usar nuevos recursos visuales con los que no podemos contar en un aula presencial. Los MOOC están permitiendo incorporar centenares de utilidades y herramientas en la enseñanza que de otra forma sería imposible.

    Esperamos que con estas lecciones podamos mejorar nuestros materiales y cursos en UniMOOC :)

    Podéis dejarnos vuestros comentarios aquí abajo.


    0 0

     
    ¿Qué es un webathon

    La definición que encontramos en Wiktionary nos dice que se trata de un evento celebrado en la Web para recaudar fondos. Si profundizamos un poco más en la búsqueda, veremos que se refiere a la unión de dos palabras procedentes del idioma inglés en realidad, web + marathon, que unidas, dan lugar a webathon, un maratón virtual, normalmente sin ánimo de lucro, que se celebra en el transcurso de 2 ó 3 días, casi siempre en fin de semana, y que reúne a personas que asisten a un evento, educativo o no, para compartir, aprender y colaborar juntas en línea, non-stop.

    En educación, como no podía ser de otro modo, los webathons están ya convirtiéndose en una tendencia de moda, especialmente como método exprés de formación conectada en línea. Ya los están llevando a la práctica instituciones educativas, expertos formadores virtuales y conocidos webinaristas, que convocan este tipo de sesiones maratonianas sin descanso, con una intensiva duración de entre 48 y 72 horas, en las que de forma voluntaria, se emiten en directo keynotes, sesiones en vivo y debates a varias bandas, sobre diversos temas de interés para las aulas en general, para la formación virtual del profesorado en particular, enfocadas a todos los niveles: desde Infantil y Primaria, pasando por ESO y Bachillerato, Adultos e Idiomas, hasta niveles universitarios.

    El número de asistentes a este tipo de eventos va sin duda en aumento, y puede hablarse ya de cifras que giran en torno a 3.000, 4.000 o más educadores que acuden a los webathons desde el cómodo sofá de su casa y tienen así la oportunidad de escuchar y ver en persona a líderes educativos, a los que quizá de otro modo nunca hubieran podido acercarse, y que intentan inspirar para transformar la educación, la metodología, para innovar.

    Y, por supuesto, al final de un webathon, e incluso a veces, al comienzo del mismo, no puede faltar un badge que acredite la asistencia y/o participación en el mismo, un emblema digital para compartir y mostrar a otros que uno se ha registrado en el maratón web y que ha llegado a la meta.

    ¿Se convertirán los webathons en una formación rápida, abierta, masiva, y en línea? ¿Se podrá pronto hablar de que un webathon es un MOOC exprés?

    Tiene las características básicas de un formato MOOC: es abierto, es gratuito, es masivo, es en línea. Los contenidos se entregan en formato vídeo, en directo, y permanecen las grabaciones para el visionado exhaustivo de cualquier participante que no pueda participar en el maratón en vivo. Cuenta con actividades, normalmente de reflexión, sobre las sesiones, evaluadas por los pares y por los facilitadores del webathon. Y, al final, a la llegada a la meta, el corredor de fondo que ha conseguido alcanzarla con éxito, consigue su premio: un emblema digital acreditativo.

    Quizá convenga esperar para extraer conclusiones, y mientras tanto, puedes ver algunos webathons que ya han conectado a educadores de muchas partes del mundo a lo largo del 2014 (en inglés):




    O registrarte en algún webathon que tenga lugar próximamente, y juzgar por ti mismo:





    0 0

    En medio del debate que existe en torno a los MOOC, quizá el más importante es si sustituirán o no a las clases presenciales, algo que ocurrirá si demuestran ser mejores en diferentes aspectos, tales como la experiencia educativa, el impacto sobre el alumno, la conectividad... Jonathan Haber se ha hecho esta pregunta en su reciente artículo en la revista electrónica Inside Higher Ed, sin una respuesta clara, aunque con bastantes puntos destacables, que pasamos a resumir aquí.

    Cuando los MOOC son mejores que las clases presenciales.

    En este debate no existen blancos y negros. Eso es algo que todos asumimos: la metodología MOOC cuenta con pros y contras igual que la enseñanza tradicional, y no en todos casos puede aplicarse con un rotundo éxito. Por tanto, para saber cuándo un MOOC es preferible a la clase presencial debemos analizar si la mencionada experiencia educativa de los alumnos se incrementa o mejora en relación a las clases presenciales.

    El autor del artículo "When MOOCs Are Better Than College Classes" nos da algunas pistas para valorar cuándo es mejor emplear MOOC, y cuando recurrir a las sesiones magistrales de siempre:

    Vídeos vs. Clases presenciales.

    Sustituir a un profesor en tu aula por un vídeo detrás de la pantalla no siempre puede resultar beneficioso. Un buen maestro es capaz de reconducir las sesiones, dar giros de acuerdo a las sensaciones de los alumnos... en definitiva, interactuar, algo que a día de hoy no consigue Youtube.

    Sin embargo, los vídeos permiten abordar las sesiones de una forma más directa, más gráfica, usando elementos que potencien la concentración del alumno. Los vídeos pueden transportarnos a cualquier lugar, incluso permiten que en una misma sesión intervengan profesores desde distintos puntos del planeta mediante la edición de materiales. 

    Participación y discusiones online vs. presenciales.

    Otro elemento clave a debate es la participación de los estudiantes, y la preparación de los mismos.

    En una clase presencial, el perfil de los alumnos es generalmente bajo, si entendemos que seguramente sea la primera vez que escuchan sobre aquello que está exponiendo el profesor. Seguramente, sus ideas se forman en base a la propia interpretación e incluso ideología del docente, que se convierte en el faro del conocimiento.

    En un MOOC, sin embargo, pueden existir multitud de voces discordantes, y generalmente la del profesor es la menos importante. En los MOOC participan todo tipo de perfiles, desde aquellos que estudian por primera vez un tema en cuestión, hasta aquellos otros que buscan ampliar sus conocimientos, con grandes nociones sobre el tema, y capaces de abrirnos los ojos más que los propios vídeos.

    Materiales, evaluación y conectivismo.

    Por último, cabe referirnos a las posibilidades que permite la red y un curso con miles de personas en cuestiones referidas a la calidad de los materiales y a la propia evaluación.

    A diferencia de las clases presenciales, donde es el profesor quien generalmente selecciona los documentos a trabajar durante el año, se están dando casos ya de MOOC participativos (cMOOC) en los que los propios alumnos pueden incorporar materiales, corregirlos, mejorarlos... Entre todos se va conformando el conocimiento, de forma que puedan recogerse un amplio espectro de puntos de vista.

    Algo similar ocurre en el tema de la evaluación, donde los mecanismos de corrección entre pares están dando grandes resultados. Los alumnos, al evaluar a sus propios compañeros, aprenden desde otro punto de vista que completa su proceso de formación.


    Estos tres elementos son solo algunos puntos que pueden hacer decantar la balanza sobre cuándo es mejor emplear un MOOC, y cuando recurrir a las clases presenciales. Sin embargo, volvemos a lo mencionado en un principio: no es una cuestión de blancos y negros: los MOOC tienen cabida dentro de las clases presenciales, que pueden resultar vitales en temas concretos; e igualmente, los MOOC beben de técnicas y recursos ya presentes en las clases presenciales.

    Por tanto, tratando de reconducir el tema, quizá la pregunta más interesante que debiéramos hacernos es: ¿Cómo la aparición de los MOOC puede mejorar la educación presencial?



    0 0

    UniMOOC  está  presente una vez más en el ámbito internacional. Esta vez en el encuentro Smart University 2.0: Explorando los grandes retos de la educación superior, en respresentación de Andrés Pedreño y Pedro Pernías, que se celebra entre hoy y mañana en Santander por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Analizaran los MOOCs, como transformación o complemento de la educación superior, en cómo influyen en el modelo universitario actual y futuro.

    Anteriormente, se han celebrado cinco encuentros en los que se trataron temas cómo el modelo de aprendizaje de la educación superior o el camino hacia el Campus Global Inteligente. Éste último, está enfocado a cómo está posicionada la educación superior en el diseño de la Universidad del Futuro. A través de experiencias y debates sobre las TIC, se analizará a qué se enfrenta la educación superior y cómo se está redireccionando el modelo universitario a través de las nuevas tecnologías, el camino que debemos seguir para alcanzar una educación global, una enseñanza sin límites.


    0 0

    Siempre he sido una persona inquieta y curiosa, por lo que al terminar mis estudios universitarios continué mi formación con un máster y varios cursos de postgrado. Siempre los realicé a distancia, para poder compaginarlos con mi trabajo. Luego, llegó el paro y tuve que buscar otras formas más económicas de seguir adelante.

    Y encontré la formación de la Fundación Tripartita para trabajadores y desempleados. Bajo este paraguas he realizado numerosos cursos en los últimos cinco años, tanto online como semipresenciales. Los resultados han sido diversos ya que no siempre encuentras cursos adaptados a tus necesidades, solo puedes realizar uno en cada convocatoria, una vez que te inscribes tienes que terminar el curso para evitar penalizaciones en las siguientes aunque el curso no sea lo que necesitabas, los trámites burocráticos necesarios y algunos otros inconvenientes más.

    Un día empecé a oír a hablar de los MOOCs. Por aquel entonces solo estaban disponibles las que hoy son las más conocidas a nivel internacional (Coursera, EDX y Khan Academy, entre otras). Pero los cursos eran exclusivamente en inglés y no me sentía capaz de completar un curso en otro idioma.

    Y apareció UniMOOC. No recuerdo donde lo encontré, pero comentaban algo sobre el primer MOOC en español y decidí curiosear. En principio, me atrajo el que estuviera relacionado con el mundo de la tecnología y, especialmente, me llamó la atención que entre los ponentes previstos estuviera alguien de quien había oído hablar: Esther Wojciki de Creative Commons. Algo de especial tenía que tener el curso si alguien de ese nivel se había prestado a colaborar. Además era en español, así que me decidí a probar.

    A las pocas semanas me apunté a mi segundo MOOC. Esta vez en EDX, una introducción a la programación. Fue el mayor reto académico de mi vida. Un curso con una temática que me gustaba pero de la que apenas tenía unas nociones básicas y un idioma que no controlaba lo suficientemente bien. Pero, sin duda, fue la mejor decisión que pude tomar, desde entonces me he enganchado a los MOOCs y he logrado finalizar más de cincuenta en distintas plataformas.

    El porqué es sencillo. Los MOOCs sólo requieren una conexión a Internet que te permita ver vídeos online (o descargarlos para verlos después), un poco de tiempo que dedicarle (en la presentación de los cursos suelen dar una estimación del tiempo semanal requerido) y mucho entusiasmo. Puedes organizarte el ritmo de trabajo y adecuarlo a tus necesidades, entablarás contacto con gente de diversos lugares con los que compartes el interés por el tema del curso y que te ayudarán en las dudas que te surjan y sobre todo aprenderás lo mucho que puedes lograr cuando te lo propones.


    Por ello me gustaría compartir con vosotros mis experiencias con MOOCs. Nos vemos pronto.

    Escrito por: Virginia Redondo Antón

    0 0

    UniMOOC ya dispone de diferentes certificados y diplomas para los usuarios que cursen algún mooc en la plataforma para emprendedores y así poder acreditar los conocimientos que se vayan adquiriendo. A continuación vamos a explicar en qué consiste cada uno de ellos  y que necesitamos para poder obtenerlos:

    - Badges UniMOOC. Por realizar cada módulo conseguiremos estas insignias, que es la unidad más pequeña de certificación. Irán apareciendo en nuestro perfil e irán marcando los itinerarios que queramos seguir mezclando incluso, lecciones de diferentes cursos.




    - Certificado de finalización. Una vez superemos todos los módulos de un curso, obtendremos este certificado. Como sabemos cada curso está compuesto por diferentes módulos que siguen la misma línea y, como hemos dicho anteriormente en nuestro perfil podremos ver qué badges tenemos y cuáles nos quedan para completar el curso.



    - Certificados de itinerarios. Cada itinerario que sigamos tendrá esta acreditación firmada por alguna institución líder de ese sector. 



    - Certificados oficiales. UniMOOC está trabajando para que los alumnos que cursen algunos de sus contenidos, tenga un reconocimiento oficial de instituciones y universidades. Iremos manteniendo al día de cuando estarán y de cómo obtenerlos.

    Como podemos comprobar, UniMOOC sigue apostando por una educación gratuita y global, una educación por y para todos.



    0 0
  • 10/01/14--11:56: Moodle MOOC 5
  •  Comienza Moodle MOOC 5 en WizIQ, un curso abierto, gratuito, masivo y en línea sobre cómo enseñar en red utilizando la tecnología Moodle, y cómo gestionar cursos de formación.

    Moodle MOOC 5 se imparte en lengua inglesa e incluye 30 sesiones en vivo impartidas por 24 docentes internacionales que comparten de forma voluntaria sus conocimientos y experiencias con este LMS. Además, el MOOC pone a disposición de todos los participantes, de manera gratuita, una plataforma Moodle 2.7 para matricularse y realizar prácticas a lo largo del MOOC, ya seas un usuario principiante en este tipo de LMS, o un usuario avanzado.


    Así, el MOOC se realiza de forma asíncrona en Moodle For Teachers, la plataforma gratuita de Integrating Technology 4 Active Lifelong Learning, encargada de la organización de esta iniciativa de formación, y síncrona en la plataforma educativa WizIQ, Youtubey Vimeo.


    Los objetivos de este MOOC, divididos por apartados, son los siguientes:


    Enseñanza y Aprendizaje Cooperativo: usar Moodle, Google Drive Docs, Blogs, Google Apps, dispositivos móviles, aulas virtuales (WizIQ) y otros entornos de aprendizaje en línea para la enseñanza presencial, mixta, a distancia, o totalmente virtual.


    Enseñanza y Aprendizaje Motivador: utilizar tecnologías como movenote, screencast-o-matic, educom, plotagon, hotpotatoes, quizlet, y otras, para el diseño efectivo de actividades motivadoras para los aprendices.


    Prácticas Reflexivas: analizar, compartir y reflexionar sobre entornos de aprendizaje en línea y cómo combinarlos en la enseñanza presencial, a distancia, mixta o totalmente virtual.


    Los participantes en el MOOC obtienen, al final del mismo, una certificación digital, siempre y cuando hayan realizado las actividades prácticas propuestas en el mismo y compartido sus reflexiones y puntos de vista a través de sus propios blogs u otro tipo de portafolio digital, de cara a evidenciar su aprendizaje, mediante la producción de publicaciones digitales tales como vídeo clips, wikis, tutoriales, documentos compartidos, etc.


    La quinta edición de este Moodle MOOC cuya ceremonia de apertura se ha emitido en directo el 1 de octubre y cuya grabación ya está disponible si no se ha podido asistir en directo, se centra fundamentalmente en esta temática:


    Moodle 2.7: teoría y práctica.

    El aprendizaje activo: la enseñanza como un modo de aprender a través del uso de herramientas de screencasting.

    El aprendizaje y la enseñanza en línea: crear actividades motivadoras.

    El aprendizaje colaborativo y los grupos en Moodle.

    Aprender y enseñar a una clase en línea en directo.



    La inscripción aún está abierta para seguirlo al propio ritmo según la propia disponibilidad personal.



    0 0

    Una de las cosas que me atraen de los MOOCs es la posibilidad de refrescar idiomas que hemos aprendido y utilizado en un momento de nuestra vida y que por diversas circunstancias hace mucho que no utilizamos y que poco a poco vamos olvidando. Lo mejor sin duda es visitar algún país donde hablen ese idioma, pero no siempre es posible.

    Todos hemos oído que es recomendable leer periódicos y artículos en otros idiomas para mantenerlos activos y yo es algo que hago habitualmente, sobre todo porque hay muchas noticias de tecnología que aparecen en un primer momento sólo en inglés. Sin embargo, también debemos refrescar nuestro oído para lo cual podemos oír la radio de otros países o ver informativos. Una opción sencilla es ver películas en versión original puesto que muchos canales emiten actualmente tanto en versión original como en versión doblada y simplemente se trata de seleccionar la opción deseada en nuestro dispositivo.


    Yo voy a hablaros de la utilidad de los MOOCs para refrescar idiomas mientras aprendes cosas nuevas que te interesan. Las ventajas son muchas, ya que al tratarse de cursos basados en vídeos siempre puedes retroceder cuantas veces necesites para volver a oír aquella frase que no has comprendido muy bien o ver de nuevo todo el vídeo para afianzar el conocimiento. Además, en casi todos los MOOCs se dispone de subtítulos en el idioma original lo cual te permitirá seguir sin problema lo que se está diciendo en el curso. Incluso es probable que algún compañero haya traducido los vídeos a tu propio idioma.

    De esta forma, si no encuentras el MOOC que te interesa en tu propio idioma siempre puedes recurrir a MOOCs en otros idiomas de los que tengas una base para, además de aprender aquel tema que tanto te interesa, puedas refrescar ese idioma que se te estaba oxidando.  Hay MOOCs de todos los temas y en todos los idiomas, lo difícil es quedarse sólo con uno. Incluso puedes encontrar MOOCs para el aprendizaje de idiomas, como el chino y el alemán. Y siempre existen otros muchos recursos en la red, gratuitos y de pago, para que aprendas nuevos idiomas.

    También puedes cursar algún MOOC sobre tu propia lengua materna y repasar algunos conceptos gramaticales y ortográficos, que siempre generan dudas. Yo os recomiendo dos que he realizado recientemente. El primero se denomina “Fundamentos de la escritura en español” de la Tecnológico de Monterrey en Coursera. Se trata de un curso sencillo de repaso de algunos aspectos básicos de ortografía y gramática que necesita poca dedicación semanal con tres vídeos de dos a cinco minutos más un cuestionario. El segundo, también en Coursera, se denomina “Corrección y estilo en español” desarrollado por la Universidad Autónoma de Barcelona. En este caso, cada semana incluye cuatro vídeos de treinta minutos cada uno más un cuestionario semanal y uno de repaso quincenal. El curso profundiza más en los usos del lenguaje centrándose en las diferentes variantes de la lengua y no sólo en la corrección de la misma.



    0 0
  • 01/08/15--09:29: RECORDANDO 2014
  • Al igual que la mayoría, he aprovechado estas fiestas para repasar el año que terminó y plantear los proyectos y deseos para el que acaba de comenzar. Así que me he puesto manos a la obra y he aprovechado para revisar los MOOC que me trajo 2014 y me he llevado una sorpresa mayúscula. ¡He finalizado más de 60 MOOC en 7 plataformas distintas! Todo ello sin contar otro tipo de cursos, webminarios y aquellos que abandoné por motivos diversos.


    Además, la temática también ha sido diversa. Hay cursos de español, escritura en inglés, emprendimiento y medio ambiente, pero, sin duda, las nuevas tecnologías constituyen el grueso de mis MOOC: lenguajes de programación, algoritmos, paradigmas, desarrollo de aplicaciones, big data, incluso robótica y realidad aumentada.

    En el baúl de los deseos quedaron aquellos que me hubiera gustado realizar pero en los que ni siquiera me matriculé por falta de tiempo. Y es que en estos momentos existen tantas plataformas, que cada vez hay que seleccionar con más cuidado los cursos que te pueden interesar. Además cada plataforma tiene sus propias características: las hay para todos los niveles, o solo para principiante o únicamente para aquellos con conocimientos previos, las hay generalistas y otras que se centran en un único ámbito del conocimiento. De hecho, cada vez existen más recursos para niños y adolescentes, especialmente cursos preparatorios para exámenes de selectividad.

    Otro punto a destacar es la evolución de las plataformas durante el año pasado. Todas ellas están en pleno proceso de búsqueda de un modelo de monetización. Primero fue el cobro de tasas por la emisión de certificados, incluyendo la verificación de identidad del alumno. Después aparecieron los nanodegrees de Udacity, las especializaciones de Coursera y los cursos profesionales de EDX. Solo el tiempo nos dirá si alguno de estos modelos realmente funciona o si con ellos desaparecerá el concepto de MOOC para evolucionar en otro tipo de formación.



    Por último, las plataformas también han evolucionado en su relación con los alumnos y profesores. Por ejemplo, añadiendo más opciones de ayuda y de feedback, completando la autenticación por terceros, facilitando la interrelación con las redes sociales, aumentado y/o simplificando los métodos de evaluación e, incluso, aspectos aparentemente triviales como el archivo de cursos (lo cual simplifica la búsqueda de los actuales cuando has realizado un gran número en una de ellas).

    Ahora solo queda hacer nuevos proyectos y ver que sorpresas nos depara este 2015. De momento, ya tengo echado el primer vistazo a algunos cursos. Y vosotros ¿ya habéis pensado que queréis aprender este año?

    0 0

    Actualmente estamos trasladando todos nuestros contenidos a unimooc.com/blog

     
    Síguenos y estarás al día de todas las novedades respecto a la educación mooc, el emprendimiento y la economía digital. Es una forma de estar informado de los temas que más nos interesan hoy en día y de poder observar los avances digitales que están ocurriendo a nuestro alrededor.



    ¡Te esperamos!